Etiquetas o (in)consciencia…

Del 26 al 28 de junio fui aceptada como participante oyente en el “VI Simposio Internacional LAVITS”, que se llevó a cabo en las instalaciones de la UFBA en Salvador, Bahía. Durante los tres días del simposio uno de los puntos que constantemente se señalaba era el papel de las mujeres negras en la sociedad brasileña, por lo que en varias ocasiones se mencionó a Marielle, así como a otras mujeres que actualmente están jugando un rol importante en sus comunidades y están haciendo uso de las redes sociales y en general de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), algunas incluso exponiendo sus vidas al dar a conocer sus proyectos. 

Mientras concluía la última mesa de LAVITS, una pregunta surgió en mi mente: ¿Qué pensarán tod@s los blancos aquí presentes?… Esto debido a una de las frases constantemente repetidas por varios ponentes en relación a que la gente blanca, principalmente hombres, se encontraban en una situación privilegiada. Se trataba de un evento internacional en dónde no sólo habían asistentes de diferentes Estados de Brasil, sino también de varios países de América Latina e incluso personas de España y de otros lugares con ascendencia marcadamente europea. 

En una segunda reflexión, imaginé que en el auditorio sólo se encontraba gente consciente a los temas que vivimos en la actualidad independientemente de ser blancos. Posteriormente me di cuenta que jamás me había cuestionado eso como lo estaba haciendo en ese momento. Y es que debo señalar que desde que llegué a Brasil veo con asombro que muchas cosas giran en torno al tema del color de piel de las personas y eso ha comenzado a dar vueltas en mi cabeza. De hecho desde que comencé la Maestría al registrarme en la UFBA me preguntaron por mi tipo de raza como si de mi contacto o identificación se tratara. Y me señalaron varias opciones para la cual no tuve respuesta, así que me registraron como “indefinida”. Ya en mis clases durante el primer semestre supe que habían clasificaciones que la universidad utilizaba con fines estadísticos, todo ello en pro de la creación de políticas públicas diferenciadas con las que se otorgan cuotas a estudiantes negros con bajos recursos o de las periferias.

Durante una mesa del día anterior, ya me había enterado que algunos brasileños de clase media y alta llaman a dichas cuotas estudiantiles “limosnas” o esmolas en portugués. Sin embargo, la ponente que habló del tema recalcó la importancia de asumirse como negros para utilizar dichas cuotas, porque de no hacerlo son otorgadas a estudiantes blancos entonces evidentemente no se trata de “limosnas”. Seguida de un mensaje en el que señaló que los africanos son responsables de la existencia de la humanidad.  (LAVITS, 2019)

Ante lo anterior me parece importante la existencia de dichas cuotas estudiantiles en Brasil y celebro su promoción. Sin embargo, a diferencia de mis reflexiones anteriores ahora seré un poco disruptiva, ya que desde mi punto de vista en el afán de crear políticas públicas diferenciadas el gobierno lo que hace es promover el uso de etiquetas entre la población y con ello perpetuar la diferencia en el inconsciente colectivo. De hecho me asombra como los brasileños asimilan esas etiquetas tanto al reverso de sus credenciales de conducir (donde cada letra del abecedario tiene un significado que puede ir desde mudo, débil visual, sordo, etc.), como al momento de registrarse en la escuela o para ingresar a un empleo donde sin duda el color de piel o tonalidad juega un papel predominante ya sea de aceptación o rechazo para un cargo.  

Debido a lo anterior me surgió una inquietud, ¿qué tan interesante sería crear un movimiento brasileño anti-etiquetas?… Seguramente ese movimiento tendría una gran resistencia en Brasil, ya que muchos están a favor de resaltar las diferencias para la creación de políticas públicas que beneficien diversos sectores y población. Pero también claro está que existe una línea muy delgada que trastoca o alimenta posturas racistas en todos los estratos sociales, desde el más bajo hasta el más alto. Entonces, ¿qué hacer para generar consciencia ante la inconsciencia?  

¿Será suficiente con ser individuos educados? Con ello recuerdo que cuando era niña y estudiaba la época colonial de México, ahí se señalaban las razas en las que los conquistadores dividían a la población ya que se dieron muchas mezclas entre africanos esclavos, indígenas y españoles. Así que, para cada una tenían un nombre que de forma peyorativa se traducía como un “ser inferior” ante los ojos del conquistador español. Pensaba que eso era cosa de la colonia, pero al llegar a Brasil me di cuenta que esa misma clasificación continúa y es más, hoy en día, existen otras para diferenciar los diversos tonos de negro.  

Mural de Diego Rivera en Palacio Nacional, CDMX, México. Se pueden apreciar muchos factores de la época colonial, entre ellos el surgimiento de mezclas.

En México eso se diluyó después de la época colonial, pasando a ser todos catalogados como mestizos (lo que engloba todas las mezclas) siendo ésta la población predominante en el país, sin dejar de señalar la existencia de muchas comunidades indígenas que resistieron o simplemente se mantenían tan alejadas que hasta la fecha sólo se mezclan entre ellas, manteniendo así su lengua y cultura. Sin embargo, quizá también con un afán nacionalista, el mestizaje o mestizo fue engrandecido con postulados como los del filósofo y académico mexicano José Vasconcelos (secretario de Educación Pública de 1921-1924), al referirse a la población como “la raza de bronce” o  “la raza cósmica”. De hecho la UNAM, mi alma mater, se inspiró en él para crear el lema universitario que quedó grabado en su escudo: “Por mi raza hablará el espíritu”. 

Cabe señalar que la ideología de Vasconcelos gira en torno a la “quinta raza” del continente americano, a la que veía como una aglomeración de todas las razas del mundo (sin distinción alguna) para construir una nueva civilización. Para él los habitantes de las ex colonias de España y Portugal poseen factores territoriales, raciales y espirituales para iniciar lo que denomina como la “era universal de la humanidad” (Wikipedia, 2019). Para algunos dicha visión es señalada incluso como profética. 

Regresando a mi pregunta inicial y al hecho de que los asistentes blancos en el evento LAVITS son personas conscientes. Recordé que tengo varios amigos en México y no me había cuestionado el hecho de que muchos son lo que aquí llamarían blancos. Quizá me llama más el tema cuando recuerdo que tengo amigos consientes que son blancos europeos. De hecho ahora mismo en la UFBA tengo una amiga francesa que estudia teatro y que me sorprende por su grado de sensibilidad a los temas relacionados al consumo y hábitos de los países europeos y lo que con ello provocan en términos sociales, políticos y ambientales en los países que antiguamente fueron colonizados. 

Su nombre es Olivia Brescon y a sus 22 años presentó un trabajo que de forma atípica muestra lo cruel que puede llegar a ser la humanidad y visualiza la problemática de la gente en situación de calle que vive bajo los puentes en Salvador, Bahía, Brasil. Un claro ejemplo de que cualquier forma de expresión artística puede ser una vía para generar consciencia. A pesar de los puentes y las divisiones “todo mundo tiene un poco de todo mundo”, dice Olivia (citando al poeta brasileño Milsoul Santos con Palabra de puta veia) en su video:    

Asimismo, la noche del sábado 29 de junio me encontré con una nota que en 24 horas había inundado las redes sociales e incluso generó problemas diplomáticos entre Alemania e Italia. Se trataba de la detención de Carola Rackete, joven alemana de 31 años a quien se le acusa de “resistencia y violencia contra un buque de guerra italiano” (La pajarera, 2019). Sin embargo, su mayor delito fue salvar junto con su tripulación 42 vidas de jóvenes africanos en el Mediterráneo utilizando para ello el barco Sea Watch 3 del cuál es capitana y que pertenece a la ONG ambientalista con el mismo nombre.

Cuando un periodista italiano le preguntó qué había llevado a una joven investigadora medioambientalista como ella a usar su título de capitana para comandar el Sea Watch 3 y ponerse a rescatar migrantes en aguas del Mediterráneo, su respuesta fue: “Soy blanca, nací en un país rico y tengo el pasaporte adecuado”. Mientras bajaba del navío camino a la comisaría escuchó que le decían: “¡Espero que te violen cuatro negros!”, “¡Primero los italianos! ¡Primero los italianos!” o “¡Vete a Holanda, gitana!”… Lo entendió todo porque habla cinco idiomas. Pero le dio igual. Desde la oposición alemana, el líder Die Gruenen, Los Verdes y Robert Habeck, han chocado contra el ministro italiano, Matteo Salvini por un “giro del lenguaje de proporciones orwellianas” por acusar a Carola de piratería y tráfico de seres humanos (Diario de Navarra, 2019).

“Salvar vidas humanas es un deber humanitario”, dice el ministro de Exteriores de Alemania, seguido de su homólogo francés quien también cuestiona los hechos y dice: “Cerrar el puerto es una violación del derecho del mar” (La Sexta, 2019), refiriéndose a la isla italiana de Lampedusa dónde Carola atracó el barco en aguas jurisdiccionales de Italia después de 17 días de no obtener una respuesta.  

Resulta que como Carola existen muchos otros (blancos europeos) que afrontan la cárcel por salvar vidas de migrantes negros. Y me pregunto, ¿será que ellos alguna vez estuvieron en un evento como LAVITS? O ¿será que el sistema no permite ver lo evidente y es el hecho de que tod@s sin importar color de piel, creencias, cultura, género, etc., estamos en el mismo barco llamado Tierra? Es bien conocida la frase usada entre aquellos que gustan de estar en el poder y es la máxima: divide y vencerás. Así que para mí eso representan las etiquetas a las que me refiero que los ciudadanos brasileños están acostumbrados a escuchar y pocas veces se cuestionan o simplemente les han hecho creer que es la única vía para garantizar derechos. ¿Será cierto? 

 

REFERENCIAS

LAVITS, 2019. En: http://lavits.org/eventos/simposio-lavits-2019/?lang=pt

Wikipedia, 2019. La raza cósmica. En: https://es.wikipedia.org/wiki/La_raza_c%C3%B3smica

La Pajarera, Magazine, 30 de junio de 2019. En: http://www.lapajareramagazine.com/antes-presos-que-complices-capitana-carola-rackete

El Diario de Navarra, 30 de junio de 2019. En: https://www.diariodenavarra.es/noticias/actualidad/internacional/2019/06/30/miles-personas-suman-movimiento-freecarolarackete-656385-1032.html

La Sexta, 30 de junio de 2019. En:

https://www.lasexta.com/noticias/internacional/conflicto-diplomatico-en-la-ue-tras-la-detencion-en-italia-de-la-capitana-del-sea-watch-por-desembarcar-en-lampedusa-video_201906305d18b0860cf2b8f0e2968969.html

2 comentarios en “Etiquetas o (in)consciencia…”

  1. Para entender a questão das cotas no Brasil é necessário conhecer um pouco da história do país, especialmente da escravidão e das condições em que seu a “libertação” dos escravos, que ficaram a deriva, sem terra, sem emprego, sem condições de subsistência. E isso perdura por mais de um século. Portanto, as cotas são consideradas uma forma de enfrentamento de uma dívida histórica para com o povo negro. É mais complexo do que aparenta numa primeira mirada…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s